Las aulas enclave, vía de inclusión y calidad de vida

Desde la firme convicción de que hoy en día las aulas enclave y escuelas  “en y para la diversidad” constituye un reto para nuestras instituciones y sociedad, es imprescindible la total y plena inclusión de todos los niños y niñas, sean cuales sean sus características individuales, en los centros ordinarios en los que han de compartir espacios, materiales, alegrías, actividades,…con los demás miembros del grupo clase. Para conseguir esta “utopía” tanto las Aulas Enclave como los Centros Específicos han de desaparecer tal y como los conocemos en la actualidad. Sólo han de permanecer como Centros docentes llamados omúnmente como ordinarios. Hasta que esto acurra, no podremos hablar de una verdadera integración e igualdad en el cumplimiento de los derechos más básicos.

Las aulas enclave un esfuerzo obligatorio

Valoramos que el funcionamiento de las Aulas Enclave en los Centros ordinarios ha supuesto un esfuerzo a nivel organizativo tanto del aula como a nivel de Centro (implicando una mayor coordinación de los Equipos Educativos), por otro lado, supuso la aceptación de la diversidad dentro de un contexto normalizador por tanto de concienciación de la importancia y relevancia de la existencia del aula en el Centro, tanto para los profesionales que inciden en el aula, como para la comunidad escolar (alumnos, profesores, padres,…).

De ahí que la trayectoria de éstas, desde sus inicios a la actualidad, haya avanzado desde una posición de aula cerrada, segregada dentro del Centro, a una concepción de aula abierta, facilitadora de la integración del alumnado adscritos a ellas.

Para que el trabajo sea realmente eficaz, estas aulas necesitan de un apoyo técnico que les es imprescindible (EOEP, logopedas, orientador del Centro, auxiliar,…) así como de recursos materiales.

Necesidad de adaptar el “contexto escolar” en sus dimensiones físicas y sociales (por ejemplo:organizar espacios comunes debidamente estructurados, eliminar barreras que impidan comprender y controlar el entorno,…).

En este contexto Apoyamos la petición de madres y padres de las Aulas Enclave del CEIP LA LUZ, para que el alumnado que ha comenzado su integración en el centro puedan desarrollar su aprendizaje hasta los 21 años de edad, tal como señala la normativa, evitándose traslados obligatorios y traumáticos. Por lo tanto, que se tengan en cuenta factores afectivos para garantizar  la misma calidad y las condiciones que disfrutan actualmente.

No compartimos en absoluto la actuación del Sr. Alcalde Francisco Linares que una vez más ha marginado a los representantes de la oposición en la búsqueda de una acción conjunta de toda la Corporación Municipal.

Desde Unid@s Sí Podemos queremos felicitar a las familias y trabajadores del Centro por su trabajo y compromiso realizado en estos 25 años especialmente con este alumnado y nos ponemos a disposición del CEIP La Luz para aportar todo nuestro apoyo político y personal.

 

Puedes consultar mas info en el blog de CEIP La Luz