Impulsamos medidas para lograr tributos municipales más justos

Si se mantienen los compromisos del resto de grupos políticos del Ayuntamiento, el martes se aprobarán varias de las propuestas fiscales de Unid@s Sí Podemos para 2018, que permitirán a la ciudadanía de La Orotava tener tributos más justos y redistributivos. No obstante, CC ha rechazado muchas otras de nuestras iniciativas, a pesar de que aún hay mucho margen para implantar medidas de progresividad fiscal más acordes con la realidad de emergencia social que vive un gran número de familias del municipio y con el principio de “que pague más quien más tiene”.

Entre los cambios en las ordenanzas fiscales propuestos por USP y que entrarán en vigor el próximo ejercicio, se encuentran el recargo del 50% en el IBI a las viviendas vacías propiedad de entidades financieras o grandes empresas, la exención por un año de la tasa de recogida de basura para emprendedores y la introducción de nuevas bonificaciones en el IBI y en las tasas de agua, basura y alcantarillado para familias numerosas (del 40% para las que tengan cinco hijos o más y del 30% para el resto). Además, se aprobará y se dotará económicamente el IBI social, la nueva ayuda planteada por Unid@s Sí Podemos para sufragar el Impuesto de Bienes Inmuebles a personas y familias sin recursos, previo informe social vinculante.

La aplicación de un recargo en el Impuesto de Bienes Inmuebles a las viviendas permanente desocupadas de La Orotava que estén en manos de bancos o grandes empresas y que no estén integradas en un plan público de alquiler cumple un doble objetivo: por un lado, mejorar los ingresos municipales gravando a quienes más tienen; por otro, actuar sobre el mercado de la vivienda, reduciendo los precios y facilitando el impulso de un sistema público de mediación para el alquiler. Esta medida está amparada en la Ley Reguladora de las Haciendas Locales y viene a cumplir una parte de la moción presentada por nuestro grupo municipal sobre el derecho a la vivienda, aprobada por unanimidad en 2016.

Falta de voluntad política de CC

Pese a estos avances, que se unen a los que ya conseguimos el año pasado, el conjunto de las ordenanzas fiscales sigue la tónica habitual de Coalición Canaria, que favorece a quienes más recursos poseen y evita fórmulas redistributivas. Falta voluntad política para avanzar hacia un modelo fiscal elaborado bajo criterios de equidad, progresividad, justicia social y sostenibilidad ambiental. En este sentido, es importante recordar que para la fijación de las tasas e impuestos no ha de tenerse sólo en cuenta el interés recaudatorio del tributo, sino su finalidad social, algo que CC olvida con frecuencia.

En USP lamentamos que la mesa técnica de trabajo que propusimos el año pasado con el fin de realizar un diagnóstico de la situación tributaria del municipio y poner en marcha modificaciones en las ordenanzas para hacerlas más justas y eficientes solo se haya reunido una vez, perdiéndose así una gran oportunidad para consensuar medidas que alivien la carga fiscal de la mayoría de orotavenses sin que se resienta la recaudación.

En ese aspecto destaca el rechazo de CC a nuestras propuestas para mejorar la gestión recaudatoria y controlar el gasto racionalizando el trabajo del personal administrativo y técnico, actualizando los censos de contribuyentes e introduciendo medidas de reducción del gasto energético y de agua. El grupo de gobierno tampoco ha querido atender las reivindicaciones de Unid@s Sí Podemos para aplicar una exención en todas las tasas a personas que se hallen en situación de emergencia social o indigencia, establecer un IBI progresivo y redistributivo que tenga en cuenta la situación social de los contribuyentes, introducir bonificaciones a pensionistas y personas con discapacidad, incentivar fiscalmente el reciclaje de residuos, eliminar la cuota mínima en la factura del agua y publicar una Carta del Contribuyente con información clara, transparente y sencilla a la que tenga acceso toda la ciudadanía.

Publicado el 30 octubre, 2017