El Ayuntamiento apoya a instancias de USP una red de atención temprana y el aula de Psicomotricidad de la ULL

El Ayuntamiento de La Orotava aprobó por unanimidad en el pleno de este martes una moción de Unid@s Sí Podemos para instar al Gobierno de Canarias a crear una red de atención temprana y a otorgar las ayudas necesarias para que las familias que asisten al servicio de Psicomotricidad de la Universidad de La Laguna puedan seguir utilizándolo.

La propuesta, defendida por el concejal de USP Fran Baute, subraya que la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad reconoce el derecho a la atención temprana, entendida como el conjunto de intervenciones dirigidas a las población infantil de 0 a 6 años, a a su familia y a su entorno, que tiene por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades que presentan las niñas y los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos.

A pesar de ello, Canarias no cuenta con una red de atención temprana pública ni de servicios concertados, a diferencia del resto de comunidades autónomas. Para tratar de paliar esta situación, la Universidad de La Laguna puso en marcha en 1990 un aula dedicada específicamente a la docencia e investigación en psicomotricidad para niñas y niños con trastornos en su desarrollo, a la que, con los años, fueron derivando familias los centros educativos, los servicios sociales de los ayuntamientos, el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria, la Dirección General del Menor y los diferentes hospitales de la isla. Recientemente, sin embargo, el Gobierno autónomo cortó las ayudas públicas que permitían a madres y padres utilizar este servicio, que atendió a más 200 familias solo el curso pasado y que tiene una lista de espera de 80 niñas y niños.

Por eso, desde Unid@s Sí Podemos instamos al Ejecutivo autónomo a crear un equipo de trabajo para la elaboración de un plan integral de atención al menor con necesidades específicas de apoyo educativo derivadas de discapacidad o de circunstancias familiares o sociales, así como a crear urgentemente una red de atención temprana pública que de respuesta a los más de 9.000 niños y niñas que lo necesitan en Canarias. Mientras tanto, es imprescindible que las familias usuarias del servicio de Psicomotricidad de la ULL reciban las ayudas necesarias para poder seguir disfrutando de él.